Central Telefónica: (01) 7191890 Correo: informaciones@ugel01.gob.pe Atención al ciudadano: Lun - Vi 8:30 am a 4:30 pm
 

1ER LUGAR EN EL CONCURSO INTERESCOLAR PROYECTA TIC POR CREAR UN MINIRROBOT RECICLADOR

1ER LUGAR EN EL CONCURSO INTERESCOLAR PROYECTA TIC POR CREAR UN MINIRROBOT RECICLADOR

Es profesora de Matemáticas y Ciencias, Tecnología y Ambiente (CTA) de la IE 6068 Manuel González Prada, en Villa El Salvador. Junto con sus alumnos obtuvo el primer lugar en el concurso interescolar ProyectaTIC por crear un minirrobot reciclador que resuelve el problema de recojo de basura en el popular distrito.

Nacida en Villa El Salvador, a Vilma le llamó la atención inventar; lo vio en su padre, don Líder, un técnico que arreglaba cocinas, lavadoras, refrigeradoras. Gracias a su curiosidad, inventaba soluciones al alcance de todos. Hoy es una pasión, y gracias a ella ha logrado, junto con un grupo de alumnos de los cuatro quintos de secundaria, el primer lugar en el concurso Proyecta TIC, que organiza Fundación Telefónica para introducir la robótica y programación en la enseñanza escolar.

“Me interesa que descubran su creatividad, que descubran que tienen ideas que pueden servir para solucionar problemas concretos. Por medio de las TIC potencio su aprendizaje, capacidades y habilidades digitales, las que les servirán en el futuro mercado laboral”, comenta.

Hace cuatro meses se enteraron del concurso y decidieron participar (otros ocho profesores del colegio también lo hicieron). Se puso las pilas. En clases de CTA, los inspiró para que detectaran cuál creían que era el mayor problema de su distrito. Coincidieron en afirmar que la falta de recojo de basura era el gran problema, así como la quema de los desperdicios depositados en la vía pública.

“Plantearon hacer un robot reciclador, luego, un camioncito y, después, una especie de contenedor. Un mes nos tomó diseñar el prototipo. Unieron legos, sensores, motores, crearon una especie de cerebro para colocar el programa. Los alumnos fueron persistentes y creativos”.

El esfuerzo fue premiado. Y merecido está, pues desplegaron su ingenio para crear el prototipo “Procebot”, como lo bautizaron. Además, su entusiasmo se mantuvo incólume, a pesar del polvo sobre los equipos, ventanas o rincones del salón y el color opaco de las paredes que no recoge la adolescencia vital de los que lo ocupan.

“No soy una profesora experta en tecnología, pero lo que aprendo en mis talleres de capacitación lo aplico cuando enseño”.

Fuente: Diario El Peruano.